Etiqueta: consejos de limpieza de piscinas

La alerta de los expertos sobre estos elementos del aire acondicionado para que no se dispare tu consumo eléctrico este verano

Artículo compartido por empresadelimpiezamadrid.es

Son muchas las personas que ya han tenido que encender los aires acondicionados de sus hogares debido a la pronta ola de calor que se ha dado de forma generalizado en nuestro país, lo que puede suponer un coste extra este mes en la factura de la luz

Es por ello que desde la Asociación del Sector de las Instalaciones y la Energía, da una serie de recomendaciones para poner a punto el aire acondicionado antes de su uso y para evitar un sobrecoste energético. 

 

Pasos para poner a punto el aire acondicionado

Los usuarios que dispongan de aparatos de aire acondicionado en el hogar pueden seguir los siguientes pasos para ponerlos a punto antes de su uso, como indica AGREMIA:

  1. Comprobar que las conexiones eléctricas que alimentan el equipo están en buen estado. Así, hay que revisar que el cableado no está en malas condiciones, o que los equipos no están conectados a regletas junto con otros aparatos del hogar. “Estas pueden no estar preparadas para soportar las intensidades de los elementos conectados o no contar con el debido aislamiento, de manera que puedan producirse sobrecalentamientos o incluso cortocircuitos que pongan en riesgo la seguridad de los residentes”, explica Inmaculada Peiró, directora General de Agremia.
  2. Revisar que los aislamientos de los circuitos frigoríficos (los tubos por los que circula el líquido refrigerante entre la unidad interior y la unidad exterior) están debidamente aislados. Según Peiró, “un aislamiento inadecuado o deteriorado por el paso de los años, provocará una pérdida energética que redundará en un mayor consumo eléctrico y una menor eficiencia del equipo”.
  3. Realizar una limpieza anual de los filtros de aire de los equipos de aire acondicionado o su sustitución periódica, que permitirá que el aire tenga una calidad óptima. Los filtros suelen ser fácilmente accesibles, ya que tienen como objeto limpiar las impurezas y partículas en suspensión. El uso continuado de los aparatos y el paso del tiempo, hacen que dichos filtros se obstruyan perjudicando la eficiencia del equipo, reduciendo el caudal del aire y disminuyendo la eficacia del filtrado.
  4. Tener en cuenta la normativa. El RITE establece que los aparatos de aire acondicionado o bomba de calor con potencia inferior a 12 kW, deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada 4 años si son de uso doméstico o cada 2 años para cualquier otro uso (comercios, oficinas, etc.), o bien con la periodicidad indicada por el fabricante en el manual de uso y mantenimiento del equipo. No obstante, desde Agremia recomiendan un mantenimiento anual.

Cómo ahorrar en el consumo de aire acondicionado

Desde AGREMIA aconsejan seguir las pautas relativas al uso de los aparatos de aire acondicionado para lograr un adecuado confort y lograr la mayor eficiencia de los mismos, evitando que se dispare la factura de la electricidad por un consumo excesivo.

No obstante, los usuarios pueden verificar el estado de algunos de los elementos de los aparatos de aire acondicionado siguiendo estas sencillas pautas. Por ejemplo, con la entrada en vigor de las nuevas tarifas, el usuario tendrá que cambiar sus hábitos de consumo en lo que al uso del aire acondicionado se refiere, por lo que se recomienda tener en cuenta el horario en que se producirá el encendido de estos aparatos.

También el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) recuerda que la temperatura ambiente a la que se deben programar los equipos deberá ser de entre 24 y 25 grados en verano, cuando los aparatos se utilizan en modo refrigeración.

 

Cómo preparar tu piscina de cara al verano

Se acerca el buen tiempo. ¿Lo notas? Las temperaturas son cada vez más cálidas. El verano llegará casi sin que nos demos cuenta, ¿no vas a tener preparada tu piscina? Queremos que, como muchos otros de nuestros clientes, disfrutes del placer de un buen baño. Por eso, hoy vamos a contarte cómo preparar tu piscina de cara al verano.

Comprobar el estado de la piscina

Lo primero que debes hacer es comprobar el estado de tu piscina: paredes y fondo del vaso. Comprueba si debes reparar juntas. A veces si dejas la piscina vacía durante muchos meses se producen grietas por las presiones subterráneas y dilataciones y pérdidas de humedad debidas al sol.

Nivel de cloro y pH

En caso de tener un tratamiento de invierno puede que el nivel de cloro sea elevado. Retira las pastillas o envases del tratamiento y deja evaporar el cloro durante unos días. Si tienes cloración salina comprueba la concentración de sal.

Ausencia de algas

Si los niveles de cloro y pH son adecuados no deberías tener ningún problema con las algas. Si a pesar de todo aparecen consulta con un especialista para contrarrestarlas con un tratamiento más eficaz. Las algas pueden dañar las juntas y otros materiales porosos y son complicadas de eliminar.

Estado de la arena del filtro

Comprueba si la arena del filtro está muy sucia. Remuévela con la mano y comprueba que esté suelta. Si está en buen estado puedes dejarla así o retirar la capa superior y echar arena limpia. Si has usado mucho floculante o si la arena está apelmazada, es mejor que la sustituyas, para evitar forzar el circuito.

Limpieza de hojas y filtros

El siguiente paso es limpiar bien las hojas y todos los filtros: cestillos de la bomba y los skimmers. Comprueba que no estén rotos para que no pasen materiales sólidos que puedan dañar la turbina de la bomba.

Comprueba también la célula cloradora si tienes un sistema de cloración salina. Límpiala de cal siguiendo las instrucciones del fabricante. Observa si las placas están corroídas, sobre todo por los bordes.

Fíjate en el estado de la sonda medidora del pH. Si tienes cloración salina, debes tener un regulador automático de pH, con una sonda que mide el agua. Revisa que haya ácido suficiente en la garrafa y que no haya fugas ni daños en los tubos. Asegúrate de que no haya fugas en el circuito de agua.

Otras recomendaciones

Desconecta la depuradora y sitúa la válvula en posición de lavado. Vuelve a conectar la depuradora y comprueba si el agua está turbia. Desconecta la depuradora y sitúa la válvula en posición de enjuague. Conecta la depuradora durante 5 segundos y vuelve a desconectarla. El enjuague sirve para que la suciedad que ha quedado flotando durante el lavado se vaya por el desagüe, evitando que vuelva al vaso. Por último, sitúa la válvula en posición filtración.

Revisa el estado del limpiafondos de la piscina. Si el agua está sucia por acumulación de polvo, tierra o polen usa el limpiafondos el tiempo que necesites. Depende de la suciedad acumulada el hecho de que necesites hacer uno o varios lavados de arena para que el filtro no se sature y deje de circular el agua.

Por último, purga el aire del filtro de arena. Con la depuradora funcionando, abre el purgador del filtro de arena y deja salir el aire. Si sale más agua que aire puedes cerrarlo.

¡Ya tienes tu piscina lista para un buen chapuzón!

Si eres un proveedor de servicios, ponte en contacto con nosotros.

Nuestras redes sociales