Etiqueta: desratización

lJavier Urbiola (ISS España): “La oficina del futuro será la que consiga cuidar de sus empleados y de su entorno”

Javier Urbiola es presidente de ISS España. La compañía apuesta por entornos de trabajo más eficientes con la misión de contribuir al bienestar de sus clientes y usuarios, adaptándose a sus necesidades. Después de la pandemia del covid-19, los espacios de trabajo (sobre todo en oficinas) han cambiado y Urbiola se atreve a dibujar el modelo ideal a medio plazo. “La oficina del futuro será la que consiga cuidar de sus empleados y de su entorno”, afirma en una entrevista con idealista/news. 

¿Cuál es el ‘core’ de negocio de la compañía?

ISS es una compañía que apuesta por la creación de entornos de trabajo más eficientes con la misión de contribuir al bienestar de sus clientes y usuarios, adaptándose a sus necesidades. Somos una compañía de integración de servicios y ofrecemos una completa cartera de servicios de limpieza, workplace y servicios técnicos a clientes de diferentes sectores tanto públicos como privados. Nuestro negocio ha evolucionado desde nuestros inicios -de empezar como una pequeña empresa de seguridad en Copenhague, a convertirnos en una compañía global que crea y mejora la experiencia en los espacios de trabajo poniendo el foco en las personas, su bienestar y seguridad. Con el fin de conectar personas y lugares para contribuir a un mundo mejor, impulsamos el compromiso y el bienestar de las personas, minimizando el impacto en el medio ambiente, siempre en línea con el desarrollo del negocio de nuestros clientes. Todo esto lo conseguimos gracias a una combinación única de datos, conocimiento y excelencia en el servicio en oficinas, industrias, hospitales y otros espacios.

¿Cuál es su volumen de negocio en España?

En ISS facturamos 594.367 millones de euros en 2021, un 5% más respecto al año anterior, recuperando las cifras precovid, al tiempo que incrementamos nuestra apuesta por la digitalización y el workplace. La facturación alcanzada se repartió de forma homogénea entre toda la cartera de servicios y divisiones en los que operamos en España. Por áreas de negocio, los servicios de limpieza alcanzaron una facturación total de 408 millones de euros, una cifra que supuso un incremento del 7% respecto al ejercicio anterior, confirmando nuestro liderazgo en este ámbito. Por su parte, el área de integración y grandes clientes (IFS – Key Accounts), otra de nuestras grandes apuestas a medio y largo plazo, alcanzó los 91 millones de euros. Esta tendencia alcista también se vio en los servicios técnicos (englobando jardinería y mantenimiento), que incrementaron un 8% respecto al año anterior. Asimismo, la apuesta de ISS por el workplace generó unos ingresos de 8 millones de euros durante el año 2021. 

¿Para qué sector trabajan y cuál es el porcentaje que representa cada uno de ellos?

Nuestros diferentes servicios se centran principalmente en tres sectores: oficinas, industria y sanidad. El peso de cada uno de estos verticales es heterogéneo. El principal sector en el que ISS opera son las oficinas, incluyendo aquellas de servicios profesionales, tecnología y banca, y representa un 55% del total. En segundo lugar, encontramos la industria, que abarca la farmacéutica, la manufacturera y la de alimentación y bebidas. En total, supone entorno al 30% aproximadamente. Por último, el sector sanitario, tanto público como privado, representa entre el 12 y el 15%.

¿Cómo ha cambiado la oficina desde la llegada de la pandemia?

La irrupción de la covid-19 impactó en la forma de relacionarse, de interacción y de trabajar de las personas. Hoy, más de dos años después, las empresas siguen adaptándose a una realidad cambiante tras experimentar una de las mayores transformaciones sociales y tecnológicas de los espacios de trabajo de los últimos tiempos. En este sentido, se ha puesto de manifiesto que las oficinas son un espacio de conexión y un elemento muy importante para la productividad y el bienestar físico y emocional.

Lógicamente ha sido necesario que las empresas se embarcasen en proyectos de transformación, pero para ello ha sido imprescindible conocer las necesidades de sus equipos. En este sentido, el desafío ha pasado por medir ese clima social para encontrar respuestas a lo que las personas demandan y lo que el funcionamiento de la empresa necesita. Escuchar activamente las necesidades de los empleados se ha situado en el centro de la configuración del workplace. Resulta indispensable trabajar para fomentar la experiencia de los empleados, porque, al fin y al cabo, cuando hablamos de oficinas, hablamos directamente de personas.

¿Qué posición han tomado las grandes compañías con respecto al teletrabajo y a la utilización del del espacio de oficinas?

La pandemia aceleró de manera drástica la penetración del teletrabajo, generándose, de manera indudable, una nueva relación entre espacios y personas. En este sentido, desde un primer momento se manifestó una tendencia hacia ecosistemas laborales híbridos y de trabajo flexible, a los que se tuvo que dar una respuesta, más inmediata de la deseada, a través de la implementación de soluciones digitales y automatización de procesos. Sin embargo, con la generalización del teletrabajo también hemos visto que las experiencias en los espacios de trabajo actúan como el pegamento que une la cultura de la organización. Mediante los momentos de servicio, los eventos de empleados y el diseño espacial, las instalaciones pueden convertirse en algo más que paredes y escritorios: se convierten en espacios donde las personas pueden hacer su mejor trabajo y de manera más productiva. Y disfrutar mientras lo hacen. Pero en un mundo donde cada vez más profesionales se reúnen en línea, ¿necesitamos realmente experiencias en los espacios de trabajo? En ISS creemos que las necesitamos más que nunca, además de un plan para contar con un modelo híbrido de experiencias en los espacios de trabajo in situ y de teletrabajo.

Para las empresas dispuestas a ofrecer teletrabajo, existen enormes ventajas a la hora de contratar y retener talento. Según un estudio reciente de Slack, el 72% de los empleados encuestados, cuyas funciones son más cognitivas, desean una combinación de trabajo de oficina y teletrabajo. Otro estudio reciente sugiere que el hecho de que los empleados tengan la flexibilidad de trabajar desde cualquier lugar puede aumentar la productividad en un 4,4%. Esta tendencia deberá abordarse mediante estrategias relativas a los lugares de trabajo, tanto a corto como a largo plazo. Aumentará la demanda de grandes experiencias de servicio individualizadas que apoyen a los empleados que trabajan en la oficina, en casa o incluso en centros de reuniones dentro de la comunidad local, espacios donde la selección de tecnologías supera a la de la oficina en casa. Para los empleados en régimen de teletrabajo, las experiencias tendrán como objetivo ofrecer flexibilidad en cuanto a dónde y cuándo trabajar, apoyar la productividad, la conectividad y el bienestar físico y mental, y garantizar que se cumplan las directrices de seguridad para empresas cuando trabajen fuera de la oficina. También desempeñan un papel decisivo en el fomento de un fuerte sentido de pertenencia a través de eventos virtuales, como concursos de preguntas y respuestas, yoga y otras actividades físicas.

En cuanto a la oficina física, será necesario subrayar su función como ámbito mutuo de colaboración, comunicación, innovación y celebración de reuniones informales en muchos formatos, a fin de atender las diversas necesidades de las distintas comunidades y culturas de trabajo.

¿Pueden las pymes aplicar estos cambios en sus espacios?

Por supuesto. Erróneamente tendemos a identificar estos cambios y estrategias en los espacios de trabajo con la gran empresa. Sin embargo, nuestra propuesta de valor es totalmente permeable y adaptable a las necesidades de cualquier compañía independientemente de su tamaño y sector. Por su puesto, entendemos que existe una realidad en términos de cultura corporativa que no es comparable y que los ritmos y necesidades de una pyme respecto a los de una gran empresa son muy diferentes, pero esto no debería ser un impedimento para que las pequeñas y, especialmente, las medianas empresas de este país apuesten por desarrollar estrategias de servicios y espacios de trabajo.

¿Han notado que los empleados de las pymes han vuelto en su gran mayoría a la oficina/puestos de trabajo con respecto a los trabajadores de grandes compañías? De ser así, ¿por qué se produce este fenómeno?

Nuestro porfolio de clientes se nutre principalmente de grandes empresas. Por tanto, no podemos aportar datos significativos en una potencial comparativa. Sin embargo, en general. Y por lo que se desprende de diferentes estudios, así como lo que podemos observar in situ, es que la tendencia en grandes compañías es una paulatina transición hacia modelos híbridos, y que, en pymes, por las dimensión, naturaleza y cultura corporativa, el porcentaje tiende a ser más bajo. En estos casos, la presencialidad suele ser fundamental para el desarrollo de la actividad profesional y el teletrabajo queda descartado.

¿Cómo serán las oficinas del futuro?

Nos encontramos en un momento histórico para ese espacio en el que gran parte de la población activa ha pasado muchas horas: la oficina. Los posibles escenarios que se preveían para el futuro del workplace se han acelerado con la implantación generalizada del trabajo a distancia como medida de contención del virus. Sin embargo, y a pesar de que la pandemia del covid-19 ha llegado para cambiarlo todo, en lo que respecta al entorno de trabajo es cierto que, en los últimos años, ya existía un debate recurrente sobre las implicaciones de la tecnología y la tensión entre la presencialidad y el teletrabajo. A pesar de que las dos opciones (teletrabajo vs oficina) han parecido construirse como antagónicas, lo cierto es que ambas formas de trabajar convivirán de una forma mucho más armoniosa que hasta ahora. Y es que no podemos obviar la realidad: muchos profesionales no disponen de las condiciones de espacio, comodidad y conciliación necesarias para desarrollar su labor profesional en sus domicilios. Por otro lado, ciertas cuestiones capitales como la importancia de las relaciones humanas o el sentido de pertenencia pueden entrar en crisis sin un modelo sostenible para el futuro. Se trata de cuestiones que simplemente no pueden ser trasladadas de un espacio (la oficina) a otro (el hogar).

Por eso, desde ISS creemos que el modelo de oficina flexible se convertirá en la norma. Y es que, a medida que las fronteras organizativas se expanden más allá del espacio físico, las fronteras de nuestra industria también deben evolucionar. Por esta razón el diseño de nuevos y más flexibles conceptos de servicios es fundamental para desarrollar una relación más orgánica entre los espacios de trabajo físicos y virtuales. En este sentido, la captación de talento, las soluciones innovadoras y la adaptación de los espacios a situaciones futuras son los factores que han de guiar la forma en que las empresas han de planificar su relación con el workplace. Y, en la adaptación de los espacios, la higiene, junto con la innovación, jugará un papel fundamental. Por ello, en ISS estamos adaptando soluciones tecnológicas que hasta ahora habíamos utilizado únicamente en entornos sanitarios o alimentarios donde la higiene es fundamental. Sensores, robots de rayos UV o APPS como la 3MClean Trace ATP tester han llegado a la oficina para quedarse.

Sin embargo, no debemos olvidar que una cuestión seguirá siendo clave. Por definición, las personas son esenciales para el desarrollo del lugar de trabajo. Sin personas, que los ocupen y que los signifiquen, los lugares de trabajo son simplemente lugares. El propósito principal de un lugar de trabajo sólo puede ser apoyar a las personas en él. Como actor decisivo, desde ISS creemos que todos los grandes planes para la oficina del futuro basada en espacios de trabajo seguros, eficientes y sostenibles han de pasar por las personas. Para hacerlo posible, en ISS creemos que no se puede hablar del cuidado de los espacios sin el cuidado de las personas. La mejora del negocio a partir de la reevaluación de las necesidades de cada espacio se hará con proximidad, inteligencia y talento. Porque la oficina del futuro será aquella que consiga cuidar, en el sentido más amplio de la palabra, de sus empleados y de su entorno.

Para la persona que no pertenezca al sector, ¿cómo definiría workplace?

El concepto workplace se refiere a los espacios de trabajo, independientemente del sector. En los últimos años se ha convertido en un asset para las compañías por su influencia a la hora de captar talento. Los espacios de trabajo se han transformado en lugares flexibles, abiertos y plenamente colaborativos, donde los trabajadores pueden acudir y sentirse como en casa a la hora de realizar su actividad laboral. Para conocer el estado y la evolución del sector, desde ISS hemos creado el Observatorio de Workplace, donde recogemos las tendencias y retos de los espacios de trabajo del mañana y damos voz a los expertos en este ámbito.

¿Qué medidas son las más demandadas por empleados y directivos a la hora de volver a la oficina tras la pandemia?

Me gustaría destacar dos fases sucesivas en estas demandas y que vienen, en gran medida, condicionadas por la evolución de la situación pandémica. Inicialmente, y como es lógico, la nueva relación entre empleados y sus puestos de trabajo en las oficinas se reconsolidó en base a criterios derivados de la percepción de un entorno laboral seguro e higiénico. Consecuencia directa de la pandemia, según datos de nuestro estudio Los cambios del modelo de trabajo en tiempos de la Covid-19: las personas y los espacios, un 80% de los empleados destacaba en un primer momento el refuerzo de los servicios de limpieza, desinfección y ventilación. Un dato que se refuta con los criterios de contratación de terceros, donde 7 de cada 10 directivos señalaban los requisitos de seguridad y salud como el principal imperativo en todas las compañías.

En una segunda fase, estas demandas fueron adaptándose al contexto. Una adaptación que vimos acompañada de una tendencia al alza de la escucha activa por parte de las propias compañías. Hemos observado, desde la reapertura progresiva de los espacios, que esa escucha activa de las necesidades de los empleados está en el centro de la configuración del workplace. En este sentido, las compañías han de activar procesos de escucha (encuestas, entrevistas…) que permitan obtener información sobre las preferencias de los empleados y, así, incrementar su compromiso y reforzar el sentido de pertenencia. A partir de la comprensión de las necesidades de los empleados, la única forma de repensar y transformar los espacios de trabajo pasa por una metodología analítica. Según un estudio de Deloitte, 6 de cada 10 ejecutivos han centrado sus estrategias de workplace en reinventar, y no crear de cero, sus espacios de trabajo. Para ello, una de las primeras acciones de las compañías ha sido revisionar la ocupación y el comportamiento de los espacios de trabajo. Los recuentos cuantitativos y las evaluaciones cualitativas nos permiten descubrir necesidades y usos reales del espacio de oficinas y las instalaciones después de la pandemia.

¿Cuáles son los objetivos de la compañía a medio/largo plazo?

Mientras el mundo sigue recuperándose de la pandemia, nuestro objetivo sigue siendo apoyar a nuestros clientes en sus necesidades actuales y futuras. Después de cerrar un año importante en 2021 con excelentes resultados para ISS, estamos listos para seguir impulsando nuestro crecimiento a través de inversiones en tecnología y servicios clave, y continuar ayudando a conectar personas y espacios. Todo ello siendo conscientes de la importancia de nuestra huella en el planeta. En ISS somos conscientes del alcance de la actual crisis climática y medioambiental, y estamos firmemente comprometidos con la realización de nuestras operaciones y la prestación de nuestros servicios de forma sostenible. Por esta razón, nos hemos marcado el ambicioso objetivo de alcanzar las emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2040.

¿En qué ciudades o comunidades autónomas trabajan?

Somos una compañía global, pero con presencia en todo el territorio español. Creemos que esta dimensión glocal es imprescindible para poder apoyar a nuestros clientes en las necesidades de su día a día. Asimismo, más allá de presencia de nuestros colaboradores en todo el país, contamos con cinco hubs especializados en las ciudades más importantes del país: Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla y Valencia.

¿Se plantean entrar en Málaga? ¿Cuándo?

Como hemos comentado anteriormente, ISS ya está presente atendiendo a todos los clientes en todo el territorio. Por supuesto, estamos atentos a las sinergias que se producen en diferentes ciudades del país y, en este sentido, Málaga se ha convertido en un caso de éxito, consolidándose como uno de los focos a nivel de innovación, ya no de Andalucía sino a nivel nacional. En este sentido, seguimos desarrollando nuestra estrategia de negocio en todo el país y la ciudad de Málaga no es ajena a dicho desarrollo.

 

 

¿Quieres un jardín con flores espectaculares? Cultiva estas plantas perennes

Con ellas pondrás una nota decorativa de gran belleza en tu jardín

Hemerocallis

© Pixabay

Sencillas, fáciles de cultivar y con una belleza silvestre muy especial. Las plantas perennes con flores, ya sean estas pequeñas o más grandes, son una baza importante para aportar color al jardín y decorar los espacios de exterior.

 

¿Cuáles son las plantas perennes?

En el universo botánico la variedad de plantas que existen es inmensa. Las encontramos de diferentes tipos, algunas de las cuales viven varios años. Se trata de las plantas perennes, que se diferencian de las anuales y de las bianuales en que estas tienen una vida más corta. Las primeras solamente viven un año y las segundas duran dos temporadas.

Existen plantas perennes de diferentes tipos, herbáceas o leñosas, e incluso arbustos, bulbosas, etc. Las plantas perennes de flor se desarrollan y florecen cada año en primavera y verano, y mueren en otoño o invierno para volver a renacer en la siguiente primavera.

Un consejo: dado el amplio repertorio de plantas perennes que existen, conviene elegir siempre aquellas especies que mejor se adecúen a la zona en la que vives, según el clima, el tipo de suelo, etc.

Descubre las especies perennes más interesantes para cultivar en tu jardín.

Sedum
© Pixabay

Sedum (Sedum acre)

Es una planta perenne de ramas leñosas y aspecto silvestre que, al llegar la primavera, se llena de flores amarillas que duran de abril a septiembre.

Si la eliges tendrás la ventaja de que es muy fácil de cultivar ya que no requiere demasiados cuidados. No es exigente en cuanto al suelo en el que crecer, ni tampoco necesita que la riegues demasiado. Se trata de una planta que tolera muy bien la sequía, por lo que es perfecta para jardines de bajo mantenimiento.

A la hora de buscarle un espacio en el jardín, procura que esté a pleno sol. Va muy bien para decorar rocallas y taludes y para usar como planta tapizante. Incluso puedes cultivarla en maceta.

 

Equinacea
© Pixabay

Equinácea (Echinacea spp.)

Esta perenne tan especial pertenece, igual que las margaritas, a la familia de las Asteráceas. Es una planta ornamental con la que podrás decorar cualquier rincón de tu jardín, aportando color gracias a sus bonitas y grandes flores que pueden ser rosadas o anaranjadas. Podrás disfrutarlas desde finales de junio hasta agosto.

A la equinácea le gustan los climas templados, ya que no aguanta el frío ni las heladas. De hecho, crece mejor a pleno sol, ya que necesita unas 5 o 6 horas de luz directa al día. Plántala en un suelo ligero y suelto, con un buen drenaje, y no la riegues en exceso. Apórtale poco agua y evita los encharcamientos.

 

Salvia rusa
© Adobe Stock

Salvia rusa (Perovskia atriplicifolia)

Esta hierba perenne, muy aromática, es originaria del continente asiático, aunque no de Rusia sino del Tíbet. Es perfecta para formar rocallas en el jardín y también borduras, ya que aporta una nota ornamental muy especial gracias a sus hojas de color verde grisáceo y a sus pequeñas flores de color azulado o violeta.

Si vives en una zona de clima cálido, planta la Perovskia en un espacio en semisombra, mientras que si el clima es frío, lo mejor es ubicarla a pleno sol. Por lo demás, la salvia rusa es resistente y poco exigente con el suelo, aunque prefiere que esté bien drenado y enriquecido con materia orgánica. El riego, mejor que sea escaso.

Un consejo: al final del invierno, poda tus plantas de salvia rusa para prepararlas para la primavera y el verano.

Vinca minor
 
© Pixabay

Vinca (Vinca minor)

La vinca o ‘hierba doncella’ es una planta herbácea de pequeño tamaño, ya que no alcanza más de 20 o 30 cm. Se utiliza en el jardín como planta ornamental y también como tapizante.

Tiene la ventaja de poderse cultivar con facilidad, ya que se adapta a cualquier clima, siempre que no sea excesivamente frío. Le gustan los suelos con pH neutro, bien drenados.

Aunque es capaz de tolerar la sequía, en verano necesita un riego frecuente, cada dos o tres días. En invierno, por el contrario, tendrás que moderar los aportes de agua.

Bergamota silvestre
 
© Pixabay

Bergamota silvestre (Monarda didyma)

La bergamota silvestre es una planta ornamental de preciosas flores y hojas aromáticas que destilan un rico perfume a naranjas. Su floración es estival, época en la que se llena de flores rojas, blancas o moradas, en especial si recibe la suficiente luz solar. Le gustan los climas ligeramente húmedos, y los suelos nutridos y con buen drenaje, aunque capaces de retener algo de agua.

 

 
© Pixabay

Lirio de San Juan (Hemerocallis spp.)

¿Buscas una planta perenne capaz de regalarte bellas flores para adornar tu jardín? El Hemerocallis es la herbácea perfecta, ya que posee una floración abundante y de preciosos ejemplares grandes y coloridos. Aunque la época de floración es larga (se extiende durante la primavera y el verano), en realidad las flores tienen una vida corta, de tan solo un día. Ubícala en un espacio en semisombra y enriquece de vez en cuando el sustrato con abono orgánico.

Nepeta
 
© Pixabay

Hierba gatera (Nepeta spp.)

Las nepetas son plantas perennes que suelen crecer formando matas vegetales de entre 20 y 60 cm de altura. Las encuentras de distintas variedades, todas ellas interesantes, entre las que destacan la Nepeta mussini, la Nepeta racemosa o la Nepeta cataria.

Las flores, de una bonita tonalidad azulada, son pequeñas y crecen formando espigas. Surgen en primavera y duran hasta el otoño. Le gustan, sobre todo, los climas moderados, aunque es capaz de soportar tanto el frío como el calor.

 

Bergenia
 
© Pixabay

Hortensia de invierno (Bergenia crassifolia)

Originaria de Asia central, esta perenne herbácea es resistente y muy decorativa. Sus flores, blancas, rosas y rojas, son muy ornamentales.

Para crecer y florecer en todo su esplendor necesita un suelo rico en materia orgánica y un riego abundante en verano y más moderado en invierno. Es una planta resistente que no te dará problemas. Búscale un lugar en tu jardín, mejor en semisombra, y disfruta de su belleza.

 

seguridad edificios

EMPRESAS DE CONSERJES; ¿Cuáles son las funciones de un conserje?

Un conserje es la persona responsable del cuidado y mantenimiento de un edificio y sus funciones abarcan desde la vigilancia hasta la limpieza

Las empresas de conserjes ofrecen sus servicios en distintos sectores como: comunidades de vecinos, edificios de oficinas, edificios públicos, escuelas, hoteles, etc. Esto quiere decir que los conserjes pueden encontrarse en todo tipo de lugares, dependiendo del lugar de trabajo, las funciones de un conserje pueden variar, pero en general tiene el mismo propósito “cuidar el edificio“.

Un buen conserje tiene que tener contacto directo con otras personas, como vecinos y empleados, por lo que es importante que sean cordiales, organizados y capaces de hacer su trabajo sin supervisión directa.

Al disponer de un servicio de conserjería en una comunidad, un edificio de oficinas o una escuela, puede proporcionar una serie de ventajas.

La importancia de un conserje en una comunidad
Es bien sabido que los conserjes realizan las tareas esenciales de protección y cuidado. Sin este indicador, una comunidad sería muy difícil de convivir.

Un conserje es una persona que se encarga de una propiedad, así como de las instalaciones pertenecientes al edificio, las zonas comunes, la limpieza y la gestión de las llaves. Además de estas funciones, el conserje conoce a los vecinos, detecta la presencia de intrusos, avisa de cualquier incidente sospechoso.

Funciones de un conserje
Trabajar como conserje puede parecer un trabajo agradable, pero en realidad tienen muchas tareas que realizar en un día y son responsables de diferentes áreas de trabajo.

Para trabajar como conserje, normalmente hay que ser organizado, responsable, metódico y, sobre todo, puntual. Deben tener una amplia gama de conocimientos, incluidos los conocimientos básicos de mantenimiento, para poder solucionar los problemas sin tener que llamar a otros técnicos.

A este respecto, también es importante definir con precisión las tareas del conserje desde el principio para evitar malentendidos en el futuro.

La externalización de los servicios de conserjería se ofrece a menudo a las comunidades de vecinos. Esto se hace no sólo para ahorrar dinero, sino también para eliminar los problemas que surgen cuando se contrata a la propia comunidad.

Por lo tanto, hay que destacar la función del conserje:

  1. Vigilar las entradas del mismo y llevar un control de quién entra y quien sale.
  2. Realizar el mantenimiento del jardín.
  3. Gestionar las zonas comunes de la comunidad.
  4. Ser el responsable del encendido y la programación de las luces, calefacción, etc. de acuerdo con las directrices establecidas por la comunidad de vecinos.
  5. El conserje es el responsable de distribuir y entregar el correo en cada piso según lo solicitado por los propietarios de la comunidad.
  6. Sacar los cubos de la basura, así como realizar la limpieza de los mismos.
  7. Limpiar las zonas comunes del edificio, incluidos los ascensores y las escaleras.
  8. El conserje controla el acceso al edificio y es el primero en detectar a los intrusos, lo que aumenta la tranquilidad y la seguridad.
  9. Puede filtrar la correspondencia comercial y la publicidad, a veces molestas e intrusivas.
  10. Puede ocuparse de la entrega de cajas, paquetes y cartas urgentes que esperan los vecinos, para que no tengan que preocuparse si no están en casa cuando llega su pedido.
  11. Al utilizar los servicios de conserjería, hay una persona responsable de informar de un problema a un profesional que lo resolverá lo mejor posible y confirmará que se ha solucionado para que el problema se pueda resolver más rápidamente.
  12. El conserje se encarga de la revisión de obras y la gestión de la iluminación para que los vecinos puedan disfrutar al máximo de sus zonas comunes.

¿Qué hay que hacer para convertirse en conserje?
¿Qué se necesita para ser conserje? Para ser conserje no es necesario tener estudios ni titulaciones específicas, pero sería ideal de que el candidato tenga conocimientos en diversas áreas.

Cuando se trata de la gestión de comunidades, los conocimientos de albañilería, fontanería, pintura, etc. no están de más. Sin embargo, el conserje no tiene por qué saber hacer todas las reparaciones, y parte de su función es informar al equipo técnico necesario. Si hay algún inconveniente con las instalaciones comunes como el agua, la electricidad o el teléfono, es responsabilidad del conserje ponerse en contacto con el técnico correspondiente para resolver la avería.

En cuanto a las características y métodos de trabajo, debe ser puntual, organizado, ordenado, flexible y capaz de resolver problemas, averías e incidencias.

¿Por qué contratar a un conserje?
A la hora de contratar a un conserje para cuidar, mantener y limpiar un edificio, hay que seguir varios criterios de selección para elegir correctamente a la persona adecuada para este exigente trabajo.

Es aconsejable comprobar el currículum del candidato, las referencias, los certificados de buena conducta emitidos por la autoridad municipal, solicitar el DNI y, con toda esta información, abrir la carpeta del empleado (o expediente laboral).

Para evitar futuros conflictos, se recomienda que los contratos de trabajo sean lo más completos posible.

 

 

 

Mantenimiento de comunidades: el cuidado de nuestro hogar

Más allá del mantenimiento que nuestra propia vivienda pueda requerir, las propias comunidades de vecinos también necesitan de unos cuidados dirigidos a garantizar el buen funcionamiento de las instalaciones y evitar así su deterioro, algo que a largo plazo acabará agradeciendo nuestro bolsillo. Los servicios de limpieza se han convertido en una obligación prácticamente en cualquier comunidad, sin olvidar que para ello sea aconsejable recurrir a profesionales del sector, siempre bajo la supervisión y gestión del administrador de la comunidad de vecinos y la consiguiente aprobación en junta.

Estos trabajos de mantenimiento se catalogan en preventivos y correctivos, siendo los más comunes el mantenimiento de las zonas verdes y jardines, tareas que deben ser llevadas a cabo por un jardinero profesional; la limpieza de las zonas comunes (escaleras, pasillos, puertas, etc.); el mantenimiento del ascensor, como mínimo una vez al mes; la revisión de los grupos de presión, puertas de garaje y placas solares, si las hubiese;la pintura de las fachadas;la prevención para el control de plagas; y las desinfecciones covid, muy demandadas a raíz de la crisis sanitaria.

 

La periodicidad del mantenimiento de las instalaciones será definida por cada comunidad de vecinos, siendo habitual una limpieza de zonas comunes dos veces por semana, y la revisión de ascensores y motores al menos una vez al mes, aunque esto quedará a juicio de los técnicos especialistas. El cuidado de nuestra comunidad se traduce directamente en una mejora de nuestras condiciones de vida.

Cabe mencionar los trabajos de rehabilitación, ya sea esta estructura o energética, que cada vivienda y comunidad necesita. En este sentido, arquitectos, aparejadores y otros profesionales del sector se encargan de resolver los problemas y cuestiones que van surgiendo. Todo sea por mantener cuidado nuestro hogar.

Las hormigas voladoras toman Madrid, pero no se debe hablar de plaga

En las últimas semanas, las hormigas voladoras –o con alas– que se han dejado ver en Madrid han llevado a temer en la existencia de una plaga de este tipo de insectos.
Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En realidad, es el mismo ciclo vital de esta especie, ya que sus ‘vuelos nupciales‘ se dan en momentos de calor con el objetivo de reproducirse.
«No sé hasta qué punto puede estar relacionado con la ola de calor, pero sí con una subida de las temperaturas durante un tiempo. Son fenómenos más bien puntuales», ha declarado el entomólogo de la Estación Biológica de Doñana José Manuel Vidal, a Europa Press.
 
 
La aparición de tantas hormigas de este tipo en estas fechas, como ha sucedido en la capital de España, «forma parte del ciclo biológico de las hormigas». «Lo tenemos asociado a las lluvias otoñales, pero hay otras especies que hacen enjambrazones en otros momentos», ha precisado.
«Cuando la reina va a formar su colonia, se desprende de las alas para excavar en la arena, porque ha encontrado una zona propicia para formar el hormiguero», ha subrayado el entomólogo.
En este sentido, Vidal ha precisado que la presencia de alas «ayuda a los sexuados a la dispersión». «Con ayuda de éstas pueden realizarse los vuelos nupciales y fundar sus nuevas colonias a gran distancia de la colonia madre», ha apostillado.

 

De Madrid al resto del país

En la Península Ibérica, según el experto, hay cerca de 300 especies de hormigas y «cada una tiene sus condiciones» y, dependiendo de la especie, tendrá el proceso de enjambrazón en una u otra época del año.
De momento, parece que solo se han visto en Madrid estos numerosos grupos de hormigas con alas, pero el entomólogo asegura que «no sería en absoluto extraño» que comenzaran a verse en otros puntos de España.
 
A pesar de que su presencia puede que no sea agradable para muchos, los ciudadanos no tienen que tomar ninguna precaución especial ante la aparición de esta especie, ya que, en palabras de Vidal, «son totalmente inofensivas». En la Península Ibérica «no existen hormigas de importancia médica», a excepción de una especie invasora localizada en Marbella, «un caso muy concreto».
«Parece que son machos, que habrán terminado su función reproductora y están a merced del viento. Esto forma parte del ciclo biológico de las hormigas y es una oportunidad para otros muchos animales que se pueden alimentar de esas hormigas», ha concluido.
 

Si eres un proveedor de servicios, ponte en contacto con nosotros.

Nuestras redes sociales